Tomás Verdejo era un vendedor ambulante de ollas a presión, quien descubrió que podía convencer de comprarlas a los que ni siquiera sabían cocinar.

Esas dotes mercantiles lo decidieron para convertirse el el “Gran Maharashi”, santón oficial y hacedor de milagros potentes como la fabricación de lluvias.


MAHARASHI, CARISMÁTICO SANTÓN